Moldea tu figura desde las alturas


Arte circense ayuda a tonificar el cuerpo con ejercicios que desafían la gravedad, una disciplina sin límites

Letty Ortiz | 1/14/2016, midnight
Moldea tu figura desde las alturas

Inspirado por el arte circense, la práctica de acrobacia aérea es una alternativa divertida y alucinante de entrenamiento en el que la cuerda, el aro, la hamaca, el trapecio y las telas se convierten en los mejores aliados para mejorar la tonificación, flexibilidad, agilidad, destreza y coordinación del cuerpo y, al mismo tiempo, para liberar el estrés.

Con una mezcla de movimientos de contorsión, fuerza y acrobacias suspendidos a casi diez metros de altura, la acrobacia aérea ofrece un espectáculo que además genera admiración y fascinación, convirtiéndose en una nueva modalidad de relajación y diversión, que logra dejar atrás a las aburridas rutinas de ejercicios que siempre terminan por hacernos renunciar.

Y aunque algunos movimientos de esta práctica pueden resultar desafiantes por la combinación de gimnasia olímpica y danza aérea, esto no es un impedimento para las personas amantes de la adrenalina y del deseo de volar.

CONTACTO

Para saber sobre las clases de Sky Candy visita una de sus locaciones en: 507 Calles Street, #117 y en el 2400 E. Cesar Chavez St., ambas en el ‘zip code’ 78702 . También en línea en http://skycandyau....

Chris Humphrey (65) ha practicado la disciplina aérea por casi dos años, demostrando que la edad es sólo un número y no un obstáculo. En su último examen de densidad mineral ósea (BMD), examen que permite conocer si la persona sufre de osteoporosis o de alguna otra enfermedad que debilite los huesos, el resultado demostró que, por primera vez en seis años, la señora Humphrey tenía una densidad ósea normal. ‘Cuando mi doctor me preguntó qué estaba haciendo diferente le dije que estaba tomando de cuatro a cinco clases por semana en Sky Candy’, dice.

Winnie Hsia, directora ejecutiva y entrenadora de Sky Candy en Austin, nos explica los beneficios de estos ejercicios: “Con la acrobacia aérea fortaleces tus brazos, piernas y abdomen, sosteniendo tu propio peso. Para esta disciplina no se necesita tener experiencia ni el ‘cuerpo perfecto’, parte de la filosofía de esta disciplina es que no hay limitaciones para participar en los ejercicios aéreos”.

Como en toda nueva experiencia, siempre existe el temor a lo nuevo y a los riesgos que conlleva suspenderse sobre telas que miden hasta 20 metros de largo, sostenidas por una viga, y saber que lo único que evita una caída de 10 metros son nuestras muñecas y manos. Sin embargo, he ahí la sutileza y belleza de esta disciplina: la flexibilidad se puede desarrollar a cualquier edad.

Las acrobacias pueden ser verticales con el uso de telas, cuerdas y la hamaca; u horizontales con el uso del trapecio y el aro, al igual que los amarres y enganches, todo dependiendo de la capacidad y creatividad que se le incorpore a las prácticas y al nivel en que la persona se encuentre.

La energía que requiere el uso de las telas ayuda a que los músculos del cuerpo se fortalezcan y tonifiquen. El estar suspendido y tensionar diferentes partes del cuerpo ayuda a definir los músculos debido a la fuerza con que la que debemos sujetarnos de la tela ayuda, lo cual nos ayuda a eliminar la flacidez de las piernas, brazos y abdomen, obteniendo equilibrio y flexibilidad, y al mismo tiempo quemando calorías de una manera rápida.

Also of interest