• 10:34 a.m., 26/10/2021

Solidaridad para mitigar el hambre de miles de estudiantes


Tania Del Ángel Pich | 8/27/2020, midnight
Solidaridad para mitigar el hambre de miles de estudiantes
NECESIDAD. “Cuesta alrededor de $ 100 alimentar a una familia y tenemos 300 familias en espera de poder entrar al programa de alimentos. La necesidad es mucha”. Chris King. |

Por lo general, aquellos niños que se alimentan adecuadamente logran alcanzar un mejor rendimiento académico; sin embargo, la falta de ingresos de muchos padres de familia, consecuencia del golpe económico provocado por la pandemia, ha provocado que una gran cantidad de pequeños no obtengan los nutrientes necesarios para desarrollarse.

photo

Chris King, director ejecutivo de Hungry Souls.

Conscientes del problema, Hungry Soul, organización sin fines de lucro, trabaja arduamente para combatir el hambre de los jóvenes estudiantes de Austin (y de sus familias), proporcionándoles alimento fuera del horario escolar.

“Nos asociamos con seis escuelas locales que cuentan con, por lo menos, un noventa por ciento de niños que reciben almuerzos gratuitos o con descuento. A través de trabajadores sociales y especialistas, identificamos a las familias que tienen problemas para comprar alimentos y a ellos les proporcionamos los artículos básicos para el fin de semana, durante las vacaciones escolares o los días festivos, para que tengan qué comer cuando no estén en las escuelas”, comenta para El Mundo Newspaper, Chris King, director ejecutivo de Hungry Souls.

Cuando las familias de escasos recursos se unen al programa reciben productos para preparar el desayuno, la comida y la cena, además de una olla eléctrica de lento cocimiento. “Les proveemos una bolsa con productos perecederos y enlatados e incluimos un recetario para que puedan preparar esos alimentos; son recetas muy fáciles para hacer en la olla de lento cocimiento que también les entregamos. Muchas de las personas a las que apoyamos son madres o padres solteros, abuelos a cargo de sus nietos o hijos mayores que tienen que cocinar para sus hermanos: por ese admirable esfuerzo nosotros ayudamos dándoles lo necesario para su subsistencia”, afirma King.

Actualmente, Hungry Souls distribuye alimentos a poco más de tres mil familias, cada fin de semana, en las escuelas Williams Elementary y Odom Elementary del Distrito Escolar Independiente de Austin (AISD); en las chárter Valor Public Schools, Austin Achieve Public Schools, Wayside Schools y Neidig Elementary del Distrito Escolar Independiente de Elgin (EISD). El 75% de las familias que reciben alimentos gratuitos en estos centros educativos son latinas, 20% afroamericanas y el 5% blancas.

Según el director de la organización, desde abril pasado se registra un incremento del 80% en el número de familias que han solicitado este beneficio. “Muchas de las familias que ayudamos trabajan en la industria restaurantera y hotelera del área; todos se han visto fuertemente afectados por la pandemia porque han sufrido el recorte de sus horas de trabajo o despidos. Nuestro dilema ahora es que el costo de la compra de alimentos se ha incrementado en un noventa por ciento porque tenemos más familias que solicitan nuestra ayuda y también porque ha subido el precio de los productos. Somos una organización pequeña así que la mayoría de nuestros recursos provienen de las donaciones que recibimos de escuelas, iglesias y otras organizaciones; sin embargo, debido a la pandemia, muchos de esos lugares ya no pueden hacer donaciones de productos por lo que tenemos que afrontar la compra de los alimentos”, explica King.

La situación puede complicarse si no llega una inmediata inyección de dinero; por ese motivo, Hungry Souls invoca a individuos o empresas que puedan hacerlo, donar alimentos que hagan posible la continuidad de su invaluable labor social. “Necesitamos latas grandes de sopa, caldo o crema de pollo; pastas, salsa para pasta; bolsas de arroz de una libra; cereales Cheerios de cualquier sabor; mantequilla de cacahuate y mermelada; macarrones con queso; frijoles enlatados (negros, pintos, refritos, horneados); frutas y vegetales enlatados. También pueden hacer una contribución monetaria a través de hungry-souls.org o donando tarjetas de regalo del H-E-B®, que pueden comprar en línea y enviarla por correo electrónico”, concluye King.

EL DATO

Hungry Soul necesita voluntarios. Los interesados pueden comunicarse al (512) 524-9067 ó enviar un correo electrónico a a siguiente dirección: info@hungry-souls.org.

DEBE SABERLO

En Austin, todos los días, alrededor de cien mil niños no consumen los alimentos necesarios para su desarrollo.