• 12:07 p.m., 22/11/2017

Más letales que el terrorismo


En los últimos 10 años hubo más víctimas mortales por el uso indiscriminado de armas fáciles de conseguir

10/8/2015, midnight
Más letales  que el terrorismo

La reciente masacre en un colegio comunitario de Oregon renovó el debate nacional sobre la necesidad de establecer un control en la comercialización de las armas de fuego. Pedir que existan reglas más estrictas para la adquisición de armamento no significa renunciar a la posibilidad de tenerlas. Pero si revisamos las cifras de diversos estudios, el tema es para pensarse.

Sólo en el 2015 se han registrado 45 tiroteos en diversas escuelas del país. Las cifras oficiales indican que desde la matanza de la Sandy Hook Elementary School de Newtown (Connecticut), ocurrida el 14 de diciembre del 2012, se han registrado 142 incidentes con armas de fuego en centros educativos de todo el territorio estadounidense. Un puñado de estos incidentes no tuvo consecuencias fatales.

Según el sitio Mass Shooting Tracker, en lo que va de este año (y hasta el cierre de esta edición) se han registrado en el país 294 tiroteos masivos, que han dejado un saldo de 375 personas muertas (más de 1 al día, en promedio), además de 1,086 heridos. Las cifras son más elevadas para el sitio Gun Violence Archive, que contabiliza en el 2015 la muerte de 9,964 personas por el uso de armas de fuego y 20,282 heridos. Cada incidente está detalladamente documentado en su página Web. El número de personas fallecidas por este tipo de violencia es tan elevado que incluso supera la cifra de víctimas ocurridas en las guerras en las que han participado tropas estadounidenses.

Si bien los tiroteos masivos en las escuelas suelen captar la atención de la prensa nacional y mundial, la mayor parte de las muertes ocasionadas por armas de fuego en este país se producen en sucesos menos llamativos que con frecuencia no tienen la cobertura que ameritan.

De acuerdo con datos del Departamento de Justicia y el Council on Foreign Affairs, son 11,385 las personas que han fallecido en Estados Unidos anualmente entre el 2001 y el 2011. En el mismo lapso, un promedio de 517 personas murieron en incidentes relacionados con el terrorismo, pero si este cálculo no incluyera el año 2001, cuando se produjeron los ataques contra las torres gemelas en Nueva York y contra el Pentágono en Washington, que dejaron más de 3,000 muertos, el promedio anual sería de 31 muertes.

Una mirada más amplia sobre la gravedad del asunto se puede observar en una investigación del sitio Politfact, que asegura que en el periodo entre 1968 y el 2011 murieron en este país 1.4 millones de personas por el uso de armas de fuego, mientras que en el mismo período de tiempo fallecieron 1.2 millones de soldados en los conflictos armados en los que participó este país.

Hasta el cierre de esta edición, y de acuerdo con el sitio Web Mass Shooting Tracker, el uso de armas de fuego ha dejado un saldo de 36 muertos y 67 heridos en Texas. Para el sitio Gun Violence Archive las cifras varías ligeramente: 34 muertos y 61 heridos. Debemos comprender que el control a la adquisición de las armas de fuego es necesaria y urgente y que implantarlas podría incidir en la reducción de crímenes fatales por el uso de éstas. Los políticos deben entender que esta es una prioridad.

Also of interest