La terrible herencia social de Trump


Agencias / Cortesía | 1/7/2021, midnight
La terrible herencia social de Trump
TERRIBLE. Una de las peores herencias que deja Donald Trump es haber fortalecido a la derecha radical que ahora tiene hostiles milicias nacionalistas y desbocados teóricos de la conspiración dispuestos a recurrir a la violencia. Las cuidadosas y ambiguas palabras del presidente Trump, cada vez que se refirió a los supremacistas blancos, no eran casualidad: fueron respaldos velados a una idiosincrasia destructiva que le representa. |

Hay cosas que siempre se han considerado inaceptables en el discurso sobre raza o inmigración, pero Trump es un líder que ha roto con esos tabúes. Eso ha hecho que muchos sientan que, si el propio presidente lo dice, es que son cosas admisibles para ellos. Los sociólogos lo llaman licencia social.

Sobre el papel, con la derrota del magnate y su inminente salida de la Casa Blanca, se prevé que los grupos de derecha radical perderán fuerza. Sin embargo, lo más probable es que continúen sus actividades cuando él se vaya. Estos grupos no desaparecerán sin importar cuál sea la suerte de Trump. Son un grupo étnico que está encogiéndose cada vez más y su estrategia (y discurso) se perderá a mediano y largo plazo. Sin embargo, durante algunos años, tienen el potencial de causar problemas.

CIFRAS

En noviembre pasado, el FBI reveló que los crímenes de odio en este país habían llegado a su punto más alto en una década. En 2019 se denunciaron 7,314 delitos de odio y se cometieron 51 asesinatos por ese motivo. Por esta razón, la agencia considera hoy al extremismo de derecha como la mayor amenaza terrorista para el país.

EL DATO

En sus cuatro años de gobierno, el presidente saliente ha legitimado el discurso de los supremacistas blancos y, con ello, les ha dado un protagonismo sin precedentes.

DEBE SABERLO

Al hablar de ‘hordas invasoras’ latinas, Trump ha legitimado, indirectamente, una teoría de conspiración según la cual las élites liberales están tratando de convertir a este país en una nación multicultural en la que los blancos serán minoría.