La porción exacta en el almuerzo


Agencias / Cortesía | 5/14/2020, midnight
La porción exacta en el almuerzo
ARMONÍA. Los almuerzos abundantes no son recomendables. La comida de mediodía debe ser balanceada: carbohidratos, fibras y ensaladas. Beber agua pura también es necesario. |

En la vida moderna, más que el desayuno, el almuerzo suele ser la comida más importante del día y por ende la más abundante y con mayor número de calorías. Ésta nos permite reponer energías y no ‘botanear’ durante la tarde; sin embargo, debemos adaptarla siempre a nuestra actividad física y rutina diaria.

Los especialistas coinciden en dejar atrás algunos hábitos poco saludables a la hora de la comida del mediodía que no solo repercuten en nuestro consumo del resto del día, sino que eventualmente nos pueden hacer ganar algunas libras de más. Las siguientes son costumbres que deberíamos cambiar para mejorar nuestra nutrición diaria:

photo

PORCIONES ADECUADAS PARA COMER SALUDABLE

Demasiado ligero. El estilo de vida actual nos lleva a comer cada vez menos a mediodía y acabamos ‘botaneando’ sin parar por la tarde. Es ideal un almuerzo ligero si podemos cenar antes de las siete de la tarde-noche, pero si no es así, terminaremos teniendo mucha hambre durante la noche. Y si queremos mantener un buen peso corporal, es recomendable evitar las digestiones pesadas. Eso nos ayudará también a dormir bien.

Demasiado abundante. Un almuerzo ideal debe llevar en su mayor parte vegetales, además de proteínas y carbohidratos. La verdura puede ser plato principal y guarnición, desde una ensalada a una crema de verduras. La proteína, a su vez, admite múltiples posibilidades: carne, pescado, huevos, legumbres, tofu. Es recomendable reservar la carne roja para ocasiones especiales, un par de veces al mes, y apostar por las otras fuentes de proteína, sobre todo el huevo. También existe un amplio abanico de carbohidratos más allá del pan: quinua, pasta o arroz integrales.

Uno de los principales errores que se cometen a la hora del almuerzo es no respetar ese equilibrio de nutrientes y apostar por un exceso de carbohidratos y por comidas excesivamente contundentes. Las digestiones pesadas nos harán rendir peor en la jornada, ya que provocarán somnolencia y cansancio.

No comer carbohidratos. El mito de que el ‘pan engorda’ se ha instalado con tanta fuerza que son muchas las personas que no comen nada de pan ni durante las comidas ni durante el día. Esto no tendría por qué ser un problema si se sustituyese por otros carbohidratos de absorción lenta, como la pasta o el arroz integral.

Demasiado saludable. Es necesario apostar por un almuerzo nutritivo y sano que nos haga sentir fuertes y energéticos, pero tampoco hay que obsesionarse con determinados alimentos de moda. Lo mismo podríamos decir de numerosos ‘súper alimentos’ en auge, así como de los zumos naturales.

No beber agua. Aunque no nos guste tomar un vaso con agua a la hora del almuerzo, es conveniente hacerlo. Aporta calorías cero y nos hidrata, debe estar siempre presente en las comidas de media tarde.