• 11:12 a.m., 29/10/2020

Pandemia Covid-19 golpeará duramente a la población


Angela M. Angulo | 3/26/2020, midnight
Pandemia Covid-19 golpeará duramente a la población
REALIDAD. En los últimos cuarenta años, los ricos se hicieron más ricos en este país, mientras que la clase media empobreció y los pobres siguieron igual o más pobres de lo que eran. |

Es indudable que la vida es el valor supremo y que ésta debe conservarse a toda costa. Sin embargo, ese objetivo se complica cuando la realidad nos enfrenta a una disyuntiva terrible: sin trabajo y sin ingresos la situación de los amenazados por la pandemia se agrava. Y en este país la cantidad de personas que dependen de su salario mensual o semanal se cuenta por millones.

Según el Institute for Politics Studies (IPS), alrededor de ciento cuarenta millones de personas en este país son consideradas pobres o de bajos ingresos. De este total, cuarentaiún millones están ubicados por debajo del umbral de la pobreza, siendo alrededor de once millones cien mil los hispanos en este nivel.

En general, de los ciento cuarenta millones de pobres, veintiocho no tienen plan médico y batallan día-a-día con salarios que no les permiten cubrir satisfactoriamente sus gastos de vivienda y alimentación. La mayoría de estas personas tienen más de un trabajo; no tienen ahorros pero sí deudas que no pueden cancelar con facilidad; y cuentan con la comida gratuita que las escuelas públicas proveen a sus hijos.

Una gran porción de estas personas trabaja en la industria de servicios, por lo que perderán su fuente de ingreso como consecuencia de las medidas tomadas por las autoridades para enfrentar el avance del coronavirus. Empeora las cosas que no cuenten con días pagados por enfermedad.

Cuando se trata de la salud pública, el avance del coronavirus desnudará las agudas diferencias de la población estadounidense. No todos tendremos posibilidades de recibir la misma atención médica porque este país carece de un sistema médico integrado que garantice el acceso a todos sus ciudadanos. Esa desigualdad es una condena para los más pobres.

Pasada la crisis de salud que azota al mundo, se deberían hacer cambios drásticos al sistema de atención médica del país, aunque para eso haya que pelear contra farmacéuticas y otros intereses del sector. Elegir entre la vida o la economía no debe volver a ser una opción para Estados Unidos, la supuesta superpotencia mundial.

EL DATO

En este país, cuatrocientos individuos poseen más riqueza que doscientos cuatro millones de personas juntas.