Duro pronóstico: COVID-19 llegó para quedarse


Agencias / Cortesía | 6/25/2020, midnight
Duro pronóstico: COVID-19 llegó para quedarse
HORRIBLE. Debido a que los coronavirus son candidatos a vacunas difíciles porque producen muchas proteínas que les permiten engañar y eludir el sistema inmunitario, el COVID-19 no tendría cura. |

Actualmente hay alrededor de trescientas vacunas en ensayos, de las cuales tres ya están cerca de comenzar la fase final de las pruebas con personas: la de la Universidad de Oxford, la vacuna RNA de la compañía Moderna y otra más que se está desarrollando en China.

Por eso, con bastante optimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que probablemente a finales de año ya estén disponibles millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 y que en 2021 habrá otros dos mil millones de inmunizaciones.

photo

William Haseltine es científico virólogo y profesor en la Facultad de Medicina de Harvard.

Estos datos mantienen viva la esperanza de superar esta dolorosa crisis de salud en la población mundial. Pero no todos comparten ese entusiasmo.

William Haseltine (76), reconocido en el mundo por su innovador trabajo en torno al VIH y el genoma humano, fue ‘censurado’ en 1986 cuando advirtió que no se desarrollaría una vacuna contra el virus que causa el SIDA. Tres décadas después, con la misma convicción, sostiene que tampoco habrá antídoto contra el COVID-19.

En las últimas semanas, el virólogo y profesor en la Facultad de Medicina de Harvard (donde fundó dos departamentos de investigación sobre cáncer y VIH/SIDA), también ha ofrecido algunas observaciones polémicas sobre la naturaleza del nuevo coronavirus, la autopromoción de los grandes laboratorios, los riesgos del desconfinamiento y la falta de preparación global para lo que vendrá.

Los años de experiencia de William Haseltine le hacen advertir sobre la ‘manipulación de las emociones’ y la ‘falsa impresión de progreso’ en torno a la vacuna contra el COVID-19. En lugar de eso, el especialista pide a la población de este país (y al mundo en general) asumir que todos estamos infectados y aceptar un hecho científico: a medida que el sistema inmunitario envejece, la efectividad y la duración de las vacunas disminuyen con él.

Haseltine enfatiza también que la ‘inmunidad del rebaño’ no es la salvación. “No existe la inmunidad colectiva para esta enfermedad. Dudo que alguna vez exista porque las personas que han tenido el COVID-19 se están reinfectando”, reflexiona Haseltine y va más allá: “Creo que se avecina un escenario catastrófico. Es solo cuestión de tiempo para que un coronavirus mucho más letal y contagioso que este emerja para devastar la población mundial”.

EL DATO

William Haseltine tiene un vasto currículo que incluye el desarrollo medicinas para el VIH/SIDA, el ántrax y otras enfermedades, hasta su trabajo en el tema de envejecimiento y demencia. También puso en marcha la corporación biofarmacéutica Human Genome Sciences, en 1992.

DEBE SABERLO

La inmunidad del rebaño se produce cuando un número determinado de personas de una comunidad se vuelven inmunes a una enfermedad infecciosa, lo que detiene su propagación entre la población.