• 10:13 p.m., 25/11/2020

Estrategia desesperada


Agencias / Cortesía | 7/30/2020, midnight
Estrategia desesperada
CONDICIONES. La Administración Trump espera que una vacuna contra el COVID-19 esté lista para octubre, lo cual permitiría un anuncio antes de las elecciones. |

Lejos de paralizar temporalmente la economía nacional para contener el embate de la pandemia provocada por el COVID-19, el presidente Trump insiste en que la solución pasa por el rápido descubrimiento de una vacuna y nuevos tratamientos contra el coronavirus.

Hostil a cualquier confinamiento antes de la elección presidencial del martes 3 de noviembre, en las que buscará la reelección, Donald Trump quiere resolver la crisis de salud con la ayuda del ‘genio científico estadounidense’.

En total, el Gobierno Federal destinado 6,300 millones de dólares desde marzo para financiar proyectos de vacunas, en grandes laboratorios como Johnson & Johnson, Pfizer y AstraZeneca, y en dos pequeñas empresas de biotecnología: Novavax y Moderna.

El Gobierno Federal también otorgó miles de millones de dólares adicionales para financiar el desarrollo de tratamientos terapéuticos, plantas de producción, fabricación de jeringas y otros insumos médicos.

El presidente Trump bautizó sus esfuerzos contra el COVID-19 como ‘Operación Warp Speed’, un término de ciencia-ficción que significa ‘más rápido que la velocidad de la luz’, y no oculta que su objetivo es vacunar a la población estadounidense primero.

Dado que no hay garantía en cuanto a la efectividad de ninguno de los proyectos, los contratos firmados con tres de los desarrolladores (AstraZeneca, Novavax, Pfizer) ya prevén la entrega prioritaria de 500 millones de dosis a Estados Unidos.

EL DATO

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) advirtió que para aprobar una vacuna contra la COVID-19, los patrocinadores deben demostrar que esta es, al menos, 50% efectiva en un ensayo con placebo.