Poderoso boicot comercial a Facebook


Angela M. Angulo | 7/2/2020, midnight
Poderoso boicot comercial a Facebook
UNIÓN. Las grandes marcas le reclaman a Facebook tomar una posición firme y clara respecto de los discursos de odio vinculados a la campaña releccionista de Donald Trump y a sus admiradores. |

Son varias las empresas en este país que acusan a Facebook de no mostrar interés alguno en poner límites a las polémicas publicaciones de Donald Trump, argumentando que no quieren ser árbitro de lo que es ‘verdadero o no’. Esa postura provocó que un consorcio de organizaciones derechos civiles insten a los anunciantes de la red social a dejar de invertir en publicidad en esa red social en protesta contra las políticas de la compañía.

De inmediato, varias empresas clientes de Facebook anunciaron la suspensión de su gasto en publicidad, ejerciendo más presión sobre su cotización bursátil y socavando las perspectivas de ventas de la compañía que dirige Mark Zuckerberg.

Levi Strauss & Co., The North Face, Patagonia; Reebok, Puma, Vans; Starbucks, Pepsi; Verizon, Best Buy, Unilever; Target, Pfizer y la Volkswagen; la fabricante de helados Ben & Jerry’s y The Hershey Company; la comunidad tecnológica Mozilla y la multinacional Diageo, entre otras (poco más de) trescientas marcas influyentes, exigen que Facebook elimine los comentarios que glorifican la violencia, dividen y desinforman al público, promoviendo el racismo y la discriminación.

A medida que más marcas planean sumarse al boicot o a frenar su gasto publicitario en esa red social, el valor bursátil de Facebook sigue bajo presión: al cierre de esta edición sus acciones cayeron de 242.24 dólares a 216.08. Los riesgos de una caída financiera colosal para Facebook se agravan si se toma en cuenta la inevitable desaceleración económica provocada por la pandemia.

Facebook ya afrontaba un rendimiento débil en el segundo trimestre de este año, por lo que la respuesta al boicot mundial fue rápida: etiquetarán todas las publicaciones relacionadas con las elecciones de noviembre con un enlace que invitará a los usuarios a consultar su nuevo centro de información electoral. La red social no ha respondido al pedido de veto de las publicaciones que las empresas y las organizaciones civiles exigen, solo ha puesto un paliativo para evitar que los ceses publicitarios se descontrolen y provoquen daños irreparables.

El imperio de Mark Zuckerberg sufre otro momento crítico en su historia. Recordemos que, en 2016, esta red social compartió datos sensibles con la consultora Cambridge Analytica y en 2017 se descubrió que hizo lo mismo con más de ciento cincuenta compañías, entre ellas las gigantes Apple, Amazon, Microsoft, Netflix y Spotify.

Con ese botín en manos, Facebook firmó acuerdos con los que permitía acceder a los datos de sus usuarios a cambio de información más detallada del comportamiento de los consumidores en las plataformas de otras compañías. De esta forma, Facebook asumió un poder extraordinario respecto de la información personal de sus dos mil doscientos millones de usuarios y ha ejercido ese control con poca transparencia o sin vigilancia.

En 2018, año en que se hizo público el caso Cambridge Analytica, Facebook fue acusada de robo de datos e interferencia política. Esta vez no es la justicia la que arrincona a la red social: son las organizaciones civiles y las empresas que han escuchado el clamor de éstas y de sus consumidores las que ponen presión para acabar con el discurso de odio y violencia que se propaga en su gran muro.

EL DATO

Vivimos una época de activismo corporativo por el peso del grito de la calle contra el racismo sistémico que pudre por dentro a la sociedad estadounidense.

LAS CIFRAS

Por el escándalo Cambridge Analytica, Facebook perdió 37,000 millones de dólares en la bolsa de valores en un día. El boicot de las empresas le provocó la semana pasada una caída de 60,000 millones de dólares en el mercado de valores.

DEBE SABERLO

Esta no es la primera vez que Facebook enfrenta acusaciones de favoritismo hacia Donald Trump, su discurso violento y su entorno. En 2016, la consultora Cambridge Analytica, vinculada a la campaña del ahora presidente, accedió ilegalmente a los datos de alrededor de 87 millones de usuarios. Por esto, Facebook fue multada por la Comisión Federal de Comercio (FTC) con