“Hay que trabajar duro: el éxito no llega de la noche a la mañana”


Tania Del Ángel Pich | 8/13/2020, midnight
“Hay que trabajar duro: el éxito no llega de la noche a la mañana”
APORTE. A lo largo de los años, el matrimonio Ustariz ha contratado a miles de empleados, a la mayoría les ayudó a aprender el idioma inglés y a graduarse de la preparatoria. |

En tiempos en los que la mayoría de las noticias son negativas y tristes, es positivo leer historias que nos motiven a luchar y seguir adelante a pesar de las adversidades.

El matrimonio Ustariz es propietario de seis franquicias del restaurante McDonald’s en el área de Austin. Su arduo trabajo fue reconocido en el 2014 por la Cámara de Comercio Hispana, que los declaró ‘Empresa Hispana del Año’. German y Delmy, considerados empresarios latinos exitosos, comparten con El Mundo Newspaper su extraordinaria historia.

German comenzó trabajando en un McDonald’s desde muy joven y nunca imaginó el imperio que formaría años más tarde. “Comencé limpiando mesas a los dieciséis años, en 1981, cuando cursaba la preparatoria en Los Ángeles, California, de donde soy originario. Con el tiempo recibí entrenamientos en diferentes áreas del restaurante, mientras terminaba mis estudios universitarios. Fue en 1989 cuando me dieron la oportunidad de ser gerente en el restaurante y fue ahí donde di el primer paso para comenzar a desarrollarme en la franquicia”, comenta German Ustariz.

German y Delmy se conocieron siendo empleados del restaurante de comida rápida y ambos son de los primeros propietarios hispanos de una franquicia McDonald’s en todo el país. “Conocí a German en mi primera entrevista en McDonald’s y fue amor a primera vista. Tuvimos el privilegio de trabajar para Henry y Rose Mary García, hispanos dueños de una franquicia, quienes nos dieron la oportunidad de aprender y gracias a eso, y al trabajo duro, nosotros logramos ser propietarios de nuestras franquicias”, cuenta Delmy.

La vida de German y Delmy no es ajena al dolor. Ambos han tenido una infancia difícil. German perdió a su madre a los trece años, y aunque no contó con una figura paterna, sus tíos se encargaron de que termine sus estudios. Por su lado, Delmy creció al lado de una madre soltera.

– ¿Cómo se convirtieron en propietarios de seis McDonald’s? – German: McDonald’s es una gran compañía que busca la diversidad, tanto en sus empleados como en sus clientes. En Los Ángeles no había oportunidad de ser dueños, pero en 1998 se abrió una oportunidad en Dallas. Después, en el 2000, nos dieron la oportunidad de poder comprar tres franquicias en Austin, en medio de la comunidad hispana. McDonald’s quería colocar a un dueño latino para lograr una mejor comunicación con los clientes.

– ¿Cuál es su mayor motivación? – Delmy: Nuestros hijos son nuestra mayor motivación. Son ellos los que nos motivan a continuar y a sobrellevar cualquier dificultad.

– ¿Y el más grande desafío superado?

– Delmy: Habernos mudado de California a Texas y dejar atrás a nuestras familias y amigos.

– German: Fue un desafío total llegar a un lugar donde no conocíamos a nadie y empezar de cero a trabajar veinticuatro horas al día, los siete días a la semana.

– ¿Cuál es la mayor satisfacción que les ha generado su trabajo?

– Delmy: Poder ofrecer oportunidades a nuestra gente. Nuestros antiguos jefes nos enseñaron a trabajar con nuestra gente para que ellos también puedan crecer dentro de la compañía.