• 10:03 p.m., 13/10/2019

Evolución perjudicial


Agencias / Cortesía | 1/31/2019, midnight
Evolución perjudicial
INEVITABLE. La clase de trabajadores afectados por la automatización podría crecer a medida que las máquinas se vuelven más inteligentes. |

Una cuarta parte de los empleos en este país sentirán el impacto de la Inteligencia Artificial (AI) que acelera la automatización del trabajo existente, según un informe de Brookings Institution, que dice que aproximadamente 36 millones de estadounidenses tienen trabajos con ‘alta exposición a la automatización’, lo que significa que al menos el 70% de sus tareas podrían ser realizadas por máquinas que utilizan la tecnología actual. Entre los más propensos a verse afectados se encuentran los cocineros, camareros y otros en la industria de servicio de alimentos; los conductores de camiones de corta distancia; y los oficinistas.

El informe indica que el cronograma para los cambios podría ser de unos pocos años o dos décadas; aunque es probable que la automatización suceda más rápidamente durante la próxima recesión económica, ya que las empresas suelen implementar tecnología de reducción de costos al despedir a los trabajadores.

Con los nuevos avances en Inteligencia Artificial, no solo los robots industriales y de almacén alterarán la fuerza laboral estadounidense. La mayoría de los trabajos cambiarán un poco a medida que las máquinas se encarguen de las tareas rutinarias.

Los cambios serán más duros en las ciudades más pequeñas, especialmente en el corazón y el cinturón de Rust y en Estados como Indiana y Kentucky. También afectarán de manera desproporcionada a los trabajadores más jóvenes que dominan los servicios de alimentos y otras industrias con mayor riesgo de automatización. Esa población necesitará mejorar sus habilidades, volver a capacitarse o cambiar de trabajo rápidamente.

DEBE SABERLO

Este año, Google está probando el uso de su asistente de voz digital en los vestíbulos de los hoteles para interpretar instantáneamente las conversaciones en decenas de idiomas. Mientras que Walmart y otros minoristas se están preparando para abrir tiendas sin cajeros pero con sensores en las tiendas y con cámaras con tecnología de reconocimiento facial.