• 12:41 p.m., 29/10/2020

Trump intensifica los conflictos comerciales


Agencias / Cortesía | 12/5/2019, midnight
Trump intensifica los conflictos comerciales
PELEA MUNDIAL. El presidente Donald Trump usa el comercio internacional como una herramienta para alcanzar sus objetivos políticos: actualmente, el país libra varios conflictos comerciales con aliados y rivales por igual. China es el principal contendiente. |

Después de meses de calma en el ámbito comercial, el presidente Trump subió el tono y tomó por objetivo al blanco favorito de todas sus críticas, China, pero también a Europa, Argentina y Brasil.

En casi dos años de gestión, Trump abrió diferentes conflictos comerciales. Primero fue lo de China, país con el que Estados Unidos mantiene una lucha a gran escala con aranceles sobre productos valorados en cientos de miles de millones de dólares.

Trump libra esta guerra arancelaria para conseguir que las autoridades chinas pongan fin a las subvenciones estatales, a la transferencia forzosa de tecnologías o incluso al robo de la propiedad intelectual. El próximo 15 de diciembre, Washington establecerá nuevos gravámenes contra China, mientras tanto, la perspectiva de un acuerdo comercial, que empujó a los mercados hacia arriba en noviembre pasado, perdió fuerza, aunque el presidente asegura que todavía lo está considerando, pero para después de su eventual reelección en noviembre del 2020.

El frente europeo

La Unión Europea (UE) es otro tema. Desde su elección, Donald Trump amenaza con imponer aranceles a las importaciones europeas. Si bien los automóviles, pulmón de la economía alemana, por el momento no se ven afectados, los productos franceses están ahora en la mira del mandatario.

La intención de París de establecer un impuesto sobre las multinacionales del área digital, que Washington considera perjudicial para las empresas estadounidenses, derivó en la amenaza de que los vinos espumantes, quesos, cosméticos y marroquinería franceses podrían ser penalizados con una tasa de 100%.

Golpe en Sudamérica

Brasil y Estados Unidos tienen todo para ser aliados fuertes; sin embargo, el presidente Trump tomó por sorpresa a Jair Bolsonaro al imponer aranceles a las importaciones brasileñas de acero y aluminio. La misma política se aplicará a Argentina que, al igual que Brasil, exporta la mayoría de estas manufacturas a Estados Unidos. El presidente Trump justifica esta decisión por la necesidad de responder a la baja de las divisas de estos dos países, en particular del peso argentino, que cae a causa de una grave crisis financiera.

Precario equilibrio de los vecinos

Se necesitaron meses de tensiones y negociaciones para que el Acuerdo de Estados Unidos, México y Canadá viera la luz. Este nuevo acuerdo permitirá a los tres países seguir comerciando miles de millones de bienes y servicios sin aranceles. Sin embargo, el equilibrio sigue siendo precario, ya que aún no recibió la aprobación de la Cámara de Representantes del Congreso de la Unión Americana. Además, las relaciones con sus vecinos siguen siendo difíciles. Trump presiona regularmente a México para que actúe contra la afluencia de migrantes ilegales hacia territorio estadounidense y más recientemente puso en debate el tema de la ayuda militar para combatir al narcotráfico mexicano.

Disputas con India

Las diferencias comerciales entre India y Estados Unidos no son nuevas y los dos países a menudo se enfrentan en el interior de la Organización Mundial de Comercio (OMC). El verano pasado, el presidente Trump anunció su deseo de poner fin a las ventajas comerciales sobre las importaciones indias.

Es oportuno destacar que India se beneficia desde hace mucho tiempo del régimen de preferencias generalizadas (Sistema Generalizado de Preferencias, GSP), que le permite el libre acceso al mercado estadounidense. El presidente Trump se queja de no tener la misma contrapartida en el mercado indio. En represalia, India aumentó las barreras arancelarias a 28 productos importados de Estados Unidos, entre ellos almendras, manzanas y nueces.

DEBE SABERLO

Otro frente de disputa comercial abierto es el interminable conflicto en curso en la organización mundial del comercio sobre Airbus y Boeing, europeos y estadounidenses, acusándose recíprocamente de ayudas públicas ilegales. En octubre, la OMC autorizó a Estados Unidos a imponer impuestos sobre casi 7,500 millones de dólares de bienes y servicios europeos importados cada año.

EL DATO

Las exigencias comerciales del presidente Trump, que a menudo revela primero en su cuenta de Twitter, han tomado desprevenidos a los socios comerciales considerados aliados de este país.