• 12:49 p.m., 17/12/2018

Gobierno Federal no cumplió con plazo judicial


8/2/2018, midnight
Gobierno Federal no cumplió con plazo judicial
QUIÉN RESPONDE. Legisladores Demócratas que visitaron recientemente centros de detención cerca de la frontera, acusaron al Gobierno Federal de continuar separando familias. Hay quienes acusan a la Administración Trump de secuestro y abuso infantil de menores. |

Más de 700 niños migrantes siguen en custodia de las autoridades federales y no fueron reunidos con familiares antes del jueves 26 de julio, como lo ordenó el juez federal Dana Sabraw.

EL DATO

Hasta el 16 de julio, 44,210 migrantes adultos estaban bajo custodia de las autoridades migratorias de Estados Unidos.

Los menores forman parte de un segundo grupo de 2,551 niños y adolescentes de entre 5 y 18 años, de los que 1,820 salieron de los albergues de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) para ser entregados a sus padres o representantes.

Hace poco más de un mes, el juez Sabraw dispuso un plazo para que entre 2,500 y 3,000 niños fueran entregados a sus padres: primero los menores de 5 años, y luego los de 5 a 18 años.

De los 1,820 menores que pertenecen al segundo grupo, se sabe que 1,420 fueron reunidos con sus padres en instalaciones del ICE y 378 liberados en ‘otras circunstancias’ (quizá entregados a otro pariente en libertad).

Las polémicas separaciones comenzaron en mayo, en el marco de la política de ‘cero tolerancia’ de Donald Trump, cuando los migrantes que entraban al país por la frontera sur, ilegalmente o pidiendo asilo, eran detenidos y procesados en masa. En consecuencia, miles de niños fueron separados de sus padres o tutores y enviados a albergues en todo el país.

Esa política levantó una ola de condenas dentro y fuera de Estados Unidos, especialmente tras la difusión de un audio (presuntamente obtenido en un albergue) en el que se escucha a niños pequeños llorando y llamando a sus padres, que en su mayoría migraron para huir de la violencia de las pandillas en Centroamérica. Solo así, la Administración Trump anunció el fin de esa política tras aplicarla por seis semanas, permitiendo la reunión de cientos de familias.

Hasta el cierre de esta edición, el Departamento de Salud y Servicios Humanos tenía bajo custodia, en refugios dispersos en todo el país, a 11,500 niños clasificados como Menores Extranjeros No Acompañados (UACs).

Esa cifra incluye niños y adolescentes que entraron ilegalmente al país sin compañía de un adulto, pero también contabiliza a los menores que entraron con sus familias, fueron separados y luego reclasificados como UACs al llegar a los albergues.