La industria farmacéutica venció a la DEA


Agencias / Cortesía | 10/19/2017, midnight
La industria farmacéutica  venció a la DEA
La industria farmacéutica. |

En abril del año pasado (2016), durante el punto cumbre de la epidemia de fármacos más fatídica en la historia de Estados Unidos, el Congreso de la Unión ‘renunció’ a su arma más potente contra las farmacéuticas, grandes sospechosas de hacer llegar estupefacientes recetados a las calles del país.

Varios congresistas, aliados con las mayores distribuidoras nacionales de fármacos, se impusieron a la Agencia Antidrogas (DEA) y al Departamento de Justicia al acordar una ley más cordial con esa industria, minando los esfuerzos por detener el flujo de calmantes. La DEA llevaba años oponiéndose a esa medida.

Dicha ley representó el logro principal de la extensa campaña de la industria farmacéutica por debilitar los enérgicos intentos de la DEA por castigar a las distribuidoras de medicamentos que estaban abasteciendo a los médicos y boticarios corruptos que vendían estupefacientes en el mercado negro. La industria colaboraba (tras bambalinas) con ‘lobbystas’ y miembros claves del Congreso, inyectando más de un millón de dólares a sus campañas electorales.

El principal impulsor de la ley que ‘ató de manos’ a la DEA fue el Representante Republicano Tom Marino (Pensilvania), actual nominado de Donald Trump para ser el próximo zar antidrogas del país. Marino dedicó años a intentar que la ley avanzara en el Congreso, la que finalmente se aprobó cuando el Senador Republicano Orrin G. Hatch (Utah) negoció con la DEA una versión final.

Además de los impulsores de la propuesta, pocos legisladores conocían el verdadero impacto que tendría la ley. Ésta avanzó sin problemas por el Congreso y fue aprobada por unanimidad, procedimiento parlamentario reservado para las iniciativas exentas de polémica. La nueva ley vuelve prácticamente imposible que la DEA bloquee sospechosos embarques de fármacos de las compañías.

DEBE SABER

En forma independiente, 41 procuradurías estatales se han unido a fin de investigar a la industria farmacéutica. También los gobiernos de cientos de condados y ciudades están presentando demandas.

EL DATO

Durante años, varias distribuidoras de fármacos fueron multadas por ignorar repetidamente las advertencias de la DEA de suspender las ventas sospechosas de cientos de millones de pastillas, al tiempo que registraban miles de millones de dólares en ventas.

Also of interest