• 12:13 p.m., 22/11/2017

Grassroots Leadership Piden transparencia en el próximo contrato policial


Tania Del Ángel Pich | 11/2/2017, midnight
Grassroots Leadership Piden transparencia  en el próximo contrato policial
Contrato policial |

En los últimos años se han registrado en todo el país un alto número de casos de abusos policial y hasta casos de muerte a manos de los agentes del orden. Esta realidad parecía lejana para nuestra ciudad, pero el Departamento de Policía de Austin podría estar en la ‘lista negra’.

Un reciente estudio de Campaign Zero, iniciativa que denuncia abusos policiales y pide una reforma en el tema, aseguran que el sistema de responsabilidad policial actual en Austin es uno de las peores del país.

En respuesta, diversas organizaciones locales impulsan una campaña y movilización para exigir a la actual administración de la Ciudad de Austin que se realicen cambios urgentes en el nuevo contrato policial.

“El estudio publicado por Campaign Zero analiza los contratos de los Departamentos de Policía en las ciudades más grandes del país, y de acuerdo a sus hallazgos, Austin es una de las seis ciudades que fallaron en las seis métricas de responsabilidad policial descritas en el informe”, comenta para El Mundo Newspaper, Chris Harris, analista de datos y coordinador de campañas de Grassroots Leadership, y agrega: “La razón por la que Austin está en la lista negra es precisamente por el contrato policial. En estos días, el Ayuntamiento está negociando el próximo convenio y estamos luchando para lograr cambios positivos para evitar negligencias de parte de los oficiales de policía”.

En su afán por evitar mayores incidentes entre policías y civiles, varias organizaciones comunitarias han presentado ocho recomendaciones claves para ser consideradas en la renovación del contrato policial. Sin embargo, aseguran que pocos han sido considerados seriamente.

“Estamos solicitando a la Ciudad de Austin que los archivos y registros sean de dominio público, y también los récords de los reportes de mala conducta, de las quejas y de las acusaciones contra los oficiales de policía del APD. Los policías no están siendo castigados por sus acciones, por el contrario, son protegidos por el contrato. Nosotros solicitamos que cambien la regla de los 180 días, que limita la cantidad de tiempo que el Jefe del APD tiene para disciplinar a sus oficiales; y después de ese tiempo, los oficiales no pueden ser castigados por ninguna falta o delito”, explica Harris.

“Un incidente muy conocido en Austin que sucedió en junio del 2015. Una maestra afroamericana de nombre Breaion King, entonces de 26 años, fue detenida por exceso de velocidad, bajada de su vehículo y golpeada. Le pusieron cargos por resistencia al arresto y fue llevada a la cárcel. Cuando era trasladada en el vehículo policial, el oficial le comentó: ‘Los afroamericanos son muy violentos e intimidantes’. Ninguno de estos oficiales fueron castigados por sus actos violentos y racistas”, dice Harris y agrega: “El incidente no se hizo público hasta después de un año; y por la regla de los 180 días los oficiales no fueron castigados”.

Según el experto de Grassroots Leadership, es muy difícil conocer los casos de abuso policial si éstos no son expuestos por los medios de comunicación. Los incidentes necesitan ser muy severos (como el asesinato de algún detenido) y que el video se vuelva viral en las redes sociales para que llamen la atención del público.

“Los archivos policiales del APD no son del dominio público, por lo que no podemos conocer el número exacto de quejas contra los oficiales ni cuales son los agentes que cuentan con más quejas por abuso si no es por los videos que se hacen virales o por las noticias en los medios de comunicación”, se queja Harris.

Al cierre de esta edición se desconocía la fecha exacta en que la Ciudad de Austin firmará el próximo contrato policial por los siguientes cinco años, pero se espera que lo hagan muy pronto.

“De los ocho cambios que sugerimos, creemos que solo pasarán dos o tres. Desde 2013, nuestra policía tiene la tasa de homicidios más alta entre las grandes ciudades de Texas y mucho se debe al contrato policial, que no es transparente y que impide una real rendición de cuentas y supervisión, y eso debe terminar”, concluyó Harris.

EL DATO

Sólo 9 de los 100 Departamentos de Policía de las ciudades más grandes de este país no mataron a nadie entre 2015 y 2016. Más información en www.joincampaignzero.org

Also of interest