• 11:23 a.m., 26/10/2020

Futuro incierto para adultos mayores y discapacitados


Lugares especiales para cuidado de personas de la tercera edad y con limitaciones físicas enfrentan desafíos para cubrir sus gastos en Texas

Tania Del Ángel Pich | 9/1/2016, midnight
Futuro incierto para adultos mayores y discapacitados

Según un reciente estudio patrocinado por la Asociación Americana del Cuidado de la Salud, Texas no satisface las necesidades y expectativas de la creciente población de personas de edad avanzada y discapacitados.

Sólo el año pasado, el gobierno estatal no alcanzó a cubrir los gastos de los pacientes del seguro de salud popular (Medicaid), quedando pendiente una deuda de 267 millones de dólares a los asilos estatales. “El gobierno está pagando 13% menos de lo que debería pagar por los pacientes del Medicaid, por lo que los asilos del estado están haciendo lo posible para sobrevivir, ya que dos tercios de sus residentes son financiados por este beneficio y no podemos permitir que a los residentes que pagan el servicio privado se les incremente el costo solo para cubrir lo que falta”, declaró para El Mundo Newspaper Scott Kibbe, director de relaciones gubernamentales de la Asociación del Cuidado de la Salud en Texas.

TESTIMONIO

Rafael Cardona (68) dice sentir temor por el futuro incierto que se vive en el estado para las personas de la tercera edad: “Uno no piensa ‘qué será de nosotros en el futuro’, cuando no podamos valernos por nosotros mismos. El gobierno me paga una pensión de 560 dólares, del cual vivimos mi esposa y yo por lo que no me alcanza para ahorrar”.

El problema al que se enfrentan estos lugares empeorará con el tiempo debido a la creciente población de adultos de la tercera edad. Kibbe explica: “El promedio de vida de la población es mas largo ahora; los ‘baby boomers’ siguen envejeciendo y muchos ya están en la etapa en la que necesitan cuidados especiales; además, Texas recibe a muchos residentes de otros estados que llegan para retirarse”. Según datos oficiales de la Oficina del Censo, para el 2030 el 20% de la población será mayor de 60 años, un 25% más que en el 2012.

Otros retos

La falta de empleados y la poca duración de estos es otro de los problemas a los que se enfrentan asilos y lugares especiales para atender personas discapacitadas en la región. “Aunque contamos con empleados apasionados por sus trabajos, muchos están dejando estos puestos ya que los salarios son muy bajos comparados con el pago de los hospitales; mientras que los asistentes de enfermeras ganan más dinero en la industria de comida rápida que en los asilos”, asegura Kibbe.

A ese problema se añade que el déficit de cobertura médica para las personas de bajos recursos también impide a los asilos la compra de modernos aparatos de rehabilitación y la remodelación de sus instalaciones.

“El congreso de Texas puede evitar que esta situación se convierta en una crisis para el estado si aprueban un mayor presupuesto para este sector de la población durante la próxima sesión legislativa de enero próximo”, aseguró Kibbe.